¿QUÉ ES UNA CASA DE ACOGIDA?
 

 

 

 

Esencial:
Lo esencial para convertirse en casa de acogida es tener aprecio y respeto por los animales y  ganas de contribuir en la recuperación y en la mejora de la vida de un animal. 
Hay un par de aspectos que debería cumplir la casa de acogida:
- Tener suficiente tiempo libre para ocuparse del animal y que así su estadía en su hogar no sea en vano.
- Tener experiencia: que haya tenido animales a su cargo alguna vez (en propiedad, adopción, guardería o acogidas previas) o ser profesional del sector (veterinarios, ATV, biólogos, etc)
*Ambos puntos no son para limitar las acogidas si no para asegurar de base que la convivencia durante el período de la acogida sea sostenible y agradable para ambos (animal y familia).

Importante:
Ser casa de acogida significa poder albergar un animal en nuestro hogar temporalmente. Pero siempre hay que tener en cuenta que dicho tiempo puede variar de días a semanas o meses. Siempre se intenta avisar de cuánto tiempo aproximadamente va a ser necesaria esa acogida, pero se debe tener presente que los imprevistos existen y que los cambios de casas de acogida perjudican mucho al animal en recuperación.
Mientras el perro/gato está en acogida en un hogar, la asociación intenta encontrar una adopción definitiva para él, pero no siempre es una tarea rápida ni fácil, ya que si se quiere encontrar la familia ideal, debe hacerse con mucha precisión y responsabilidad. Por eso es importante antes de acoger, pensar en el tiempo que podremos tener el animal en recuperación y cómo vamos a afrontar los imprevistos o las demoras. Si uno se compromete y luego (ya sea por vacaciones u otros motivos ) no puede acoger más al animal, la Asociación que ya contaba con ese albergue se ve obligada a retornarlo al refugio haciendo así que el animal pierda TODO lo conseguido durante su estancia en un hogar, además de volver a sentir el abandono.

Por lo tanto es todo o nada. No hay otra manera de ser casa de acogida. “Quizá”  no es viable. Si no se tiene claro, mejor no ofrecerse como Casa de acogida, porque éstas son fundamentales para la recuperación de animales con el fin de ser un día adoptados. Por lo cual, hay que evitar ante todo, que el animal sufra de nuevo.
 

¿Para quién necesitamos casas de acogida?
 

Principalmente son necesarios los hogares de acogida para perros enfermos, viejos, que necesitan un trato y un cuidado especial o animales que tienen adoptantes en el extranjero pero que deben ser antes esterilizados y necesitan un lugar donde recuperarse esas semanas post quirúrgicas.


¿Te interesa ser casa de acogida? 

Colabora con Hopeland.
Acompañamos en todo momento a la casa de acogida.
Cubrimos los costes: pienso, antiparasitarios y vistitas al veterinario (antes de ir se necesita nuestra autorización).
Le ayudamos con cualquier tipo de imprevisto con el que se pueda encontrar (problemas de comportamiento, de salud, etc).

Las casas  de  acogida son fundamentales tanto para la recuperación física y anímica del animal, como para su integración social pues la mayoría han sobrevivido en la calle, al maltrato o en las perreras.
Las casas de acogida brindan contención emocional a esos animales para que puedan recuperar la confianza en sí mismos y en sus cuidadores, ayudándolos a ir olvidando el pasado en el cual sufrieron la soledad, el desamparo, el frío, la sed, el hambre y el maltrato.

Las casas de acogida son un puente entre el sufrimiento y la posibilidad de una vida digna.